María Elena Medina

María Elena Medina

Quién es María Elena:

Mi nombre es María Elena Medina, soy Terapeuta Integral: trabajo con el cuerpo físico, mental y espiritual, guiada por los ángeles.

Si estás empezando tu camino espiritual, están sucediendo cosas en tu vida que no comprendes aún, sientes el llamado de los ángeles, tienes dudas y deseas recibir orientación y/o sanar, puedo ayudarte a encontrar respuestas, evolucionar y sentir paz de la mano de los ángeles.

Desde pequeña, en mi mente, siempre mis pensamientos eran en plural, como si le hablara a “un grupo de personas” que me acompañaban imaginariamente. No los personifiqué pero siempre me hablaba mentalmente así: ya hicimos esto, vamos a jugar tal cosa o acompáñenme a tal lado. Cuando fui adolescente lo seguí haciendo pero creyendo que era mi imaginación. Hoy en día, me doy cuenta que en mi sabiduría infantil, sabía que no estaba sola y nunca lo he estado.

En una ocasión, siendo niña y regresando a casa de la tienda con el mandado, justo cuando estoy por abrir la puerta para entrar al edificio, siento una voz grupal en mi mente que me dice “VOLTEA”. Detrás de mi había un tipo delgado, no muy alto, cabello oscuro y bigote, vestido de jeans y t-shirt blanco, casi encima de mi. Lo miré a los ojos y él retrocedió, balbuceó algo y se fue corriendo. En ese momento no entendí qué pasó y no le di importancia. Años después entendí que estuve a punto de ser víctima de violación y mis ángeles guardianes me salvaron.

Soy fisioterapista, entrenadora y docente, y amo todo esto. También cursé dos años de Ingeniería Química. Toda mi vida he sido una científica, y me sentía muy bien, que iba por el camino correcto, pero aún no tenía respuestas para muchas interrogantes. Irónicamente, estudié en escuelas de monjas (soy católica), siempre fui a misa y siempre tenía presente a Dios. En ese tiempo mi relación con Él era muy fuerte porque siempre le discutía y mi creencia era que estaba allá arriba y nosotros acá abajo sufriendo y resolviendo solos.

En una ocasión en el 2008, leo un artículo en un periódico sobre un hombre en Europa, que secuestra y viola a su hija biológica durante 20 años. Fue entonces que pensé ¨quién le devuelve a ella todos esos años perdidos¨ y me queda claro que verdaderamente tiene que haber otra vida con otra oportunidad, no puede ser que a alguien le toque vivir solo eso. Y ninguna de las explicaciones de ninguna religión me llenaban o no tenían respuesta.

Es en esta búsqueda de respuestas que un par de años después, una amiga me hace un regalo: me hace mi primera lectura de cartas oráculas. No las conocía y según el catolicismo estas cosas son malas, pero ahí no encontraba las respuestas que estaba recibiendo de esta forma. Entonces mi relación con Dios, y conmigo misma, fue cambiando.

Las lecturas se hicieron recurrentes y mi curiosidad creció hasta el punto que expresé en mi interior que deseaba un set de cartas. Todo fue un milagro; ella habla inglés, sus cartas están en inglés; yo no hablo inglés y nunca había visto algo así en mi país. Pasó el tiempo y en una tienda, 6 meses después, encontré el mismo mazo que usó conmigo ¡en español! Solo habían 4 juegos de cartas y uno era para mi.

Terapeuta especialista en: