¿Será verdad que los hijos eligen a sus padres antes de nacer y que estos a su vez aceptan esta misión? A lo mejor te has hecho esta pregunta y te dices por qué justamente elegiste estas condiciones que de pronto no te parecen óptimas. O crees que si hubieses elegido, habrías escogido algo mejor. Te voy a hablar de por qué los hijos eligen a unos padres en particular y por qué eso es perfecto.

¿Es cierto que los hijos eligen a sus padres?

Es común oír a gente quejándose de la mala suerte que tuvieron con sus progenitores diciendo: ¡¿Por qué me tocaron estos padres?! Pero qué tal si te digo que no solo no es un azar los padres que tienes, sino que los escogiste para tu bien mayor.

Ya se ha popularizado un poco esta información y tal vez te preguntas si es cierto que los hijos eligen a sus padres. En casos donde las experiencias son muy duras, como con padres maltratados, abusadores o ausentes, te hace dudar de que tú hubieses escogido ese destino tan difícil. Si lo hubieses hecho desde la mente consciente, piensas que habrías escogido a los padres más amorosos del mundo, los más presentes, millonarios y probablemente en el seno de una familia Suiza. 

Pero por suerte no es tu mente racional la que decide, sino un plan divino del que haces parte y que escoge tu plan de estudio en esta vida. A mí me encanta comparar nuestra vida con la de un gran colegio y a nosotros como los estudiantes, un poco malcriados. Imagínate si un niño de 5 años fuera el que escogiera qué temas va a ver en el año escolar: con qué profesor va a estar, con qué compañeros, en qué aula, etc. Probablemente, escogería solo estar en el área de recreo, con sus mejores amigos y ya. 

Pero como en realidad tu yo superior sabe lo que es mejor para ti, te “obliga” a tomar clase de matemática, de inglés, de historia, etc., y te pone en la clase 4B, con compañeritos que están cursando lo mismo que tú, y con una maestra que dicta esas asignaturas.

¿Cómo el alma escoge a los padres?

Hay un plan de aprendizaje para cada encarnación. Si vuelvo al ejemplo de la escuela, el alma busca cursar las materias que le falta por ver. Escogerá entonces en función a eso que aún no ha aprendido y empezará una búsqueda de las condiciones perfectas para encarnar donde mejor le convenga. 

Entre más evolucionada está el alma, más difícil será encontrar esa madre y padre perfectos para su aprendizaje, pues hay menos “escuelas” donde dicten esas materias. Por ejemplo, si necesitas aprender estructuras arquitectónicas, tendrías que buscar una universidad donde tengan la carrera de arquitectura y den esa materia. Si encuentras una que dicta panadería sin gluten, pues es muy interesante, pero esa escuela de cocina no te sirve.  

Entonces tu alma analiza y busca esa pareja de padres perfecta para el aprendizaje que tiene que emprender en esta vida. Así fue que la tuya decidió encarnar en ese papá, tal vez ausente, tal vez déspota, o castigador, o en esa mamá fría, distante o al contrario absorbente, sobreprotectora y asfixiante. De todas las posibilidades en el universo, escogiste justamente esta pareja para venir a esta vida y eso es maravilloso.

¿Por qué decide un niño encarnar en una familia en particular?

No solo el análisis para la encarnación se hace en la pareja, sino en el clan en general en el que se va a encarnar. La historia familiar influirá en el tipo de crianza, en los comportamientos de los padres que te serán transmitidos. Los patrones y costumbres que vas a tener que aprender a romper, a modificar, de los cuales liberarte, etc. 

La familia en la que encarnas tiene todos los componentes para hacerte brillar. No me refiero solo en el sentido de talentos o aptitudes, sino también en los obstáculos, porque al sortearlos eso te llevará a descubrir de lo que eres capaz. Por eso es tan importante conocer nuestra historia familiar. Toda la información que nos provee nos acerca un poco más de nuestro propio conocimiento y liberación. Te recomiendo este artículo sobre los secretos familiares. 

¿Puedes rechazar un alma que quiera encarnar en ti?

Según la teoría kundalini en el libro tibetano de los muertos se dice que el alma entra al cuerpo a los 120 días de la concepción. Según Gerardo Schmedling esta puede entrar varios días después de nacido el bebé. Otras teorías dicen que entra con la primera inhalación y sale con la última exhalación. Hay quienes piensan que entra en el momento de la concepción. 

Lo cierto es que el alma entra en el cuerpo perfecto para su experiencia. Así que sí, ese cuerpo con el que luchas muchas veces, es el perfecto para ti, con esa herencia genética que escogiste. Pero si eres tú el que escogiste esos padres; ¿están obligados ellos a aceptarte? Es obligatorio para un padre recibir a esa alma que quiere encarnar a través suyo, o ¿puede rechazar a un alma que quiera encarnar a través de ella?

La respuesta es que el padre y la madre aceptan, inconscientemente, este ofrecimiento para ser los padres de esta nueva alma encarnada. Tenemos siempre libre albedrío, y esto incluye el aceptar un embarazo, aun cuando nos parezca que fue algo no escogido. Esos embarazos accidentales, o “no deseados”, también hacen parte de esa propuesta aceptada por tu alma. El alma está allí lista para encarnarse y ve en una pareja la posibilidad de materializarse y se hace la propuesta. Los padres (tanto papá como mamá), aceptan o no recibir a ese hijo a través suyo. 

Tal vez te preguntas: ¿qué pasa con esos padres que engendran una noche y desaparecen, dónde está su compromiso? O una madre que deja a su hijo/a con su abuela y se va, etc. Aunque parezca que no hay un compromiso, cada alma realiza la labor que le fue encomendada. Tal vez el trabajo de ese padre/madre era solo la concepción y el dejar esa huella de abandono para el necesario aprendizaje de ese ser.

La conexión padre/madre - hijo/a

Esas almas se juntan entonces para darle un nuevo cuerpo a esa alma que viene a este mundo. Y es ahí donde la energía divina se une con la de esos nuevos padres y se crea un lazo inquebrantable, que nadie puede romper.⁣ Incluso si las circunstancias parecen dictar todo lo contrario.⁣

Ser padre o madre de un hijo/a es el honor más grande que alguien pueda recibir, aun cuando sienta que no está preparado para criar un niño. Si así fue, es porque tiene todo lo que esa alma necesita para desarrollarse en el entorno donde decidió reencarnar.⁣ Por eso hay que estar agradecidos de tener un hijo, sentirse dichosos de que un alma decidiera venir en tu familia, que decidiera llevar tu misma sangre y aprender de ti.⁣ De la misma manera es importante honrar a tu padre y madre porque aceptaron tu propuesta para tu bien mayor y estás en este mundo gracias a ellos.

⁣Si necesitas acompañamiento en tus procesos, te dejo información sobre nuestros talleres para que tomes acción y empieces a sanar hoy. También puedes escribirme directamente si necesitas ayuda personalizada. Recuerda que no tienes que hacerlo sola, Pranalan te acompaña.

Autor

Es una de las cofundadoras de Pranalan. Terapeuta desde hace más de 10 años: Maestra de Reiki, tarotista y ha trabajado con cientos de mujeres de toda Latinoamérica. Se especializa en el tema de relaciones de parejas pues ella misma ha experimentado grandes amores, grandes pérdidas, un divorcio y también encontrar el amor nuevamente.

Andrea es además escritora, empresaria, madre de dos hijos y vive en Panamá.

Grupo Telegram Pranalan

Recibe Información periódica a través de nuestro canal de Telegram

Si te pareció útil o te gustó esta información, ayúdanos a compartir con tus conocidos o en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.