dia sin brasier

¿Sabías que hay un día sin brasier que es una celebración internacional? En este artículo te cuento todo sobre ese día, los beneficios de no usarlo, los mitos al respecto y en generar cómo aprender a soltarte un poco del brasier y ¡liberar la teta!

dia sin brasier

¿Qué es el día sin brasier?

El Día Internacional sin brasier (sujetador, ajustador, corpiño) fue establecido en el 2011 en Estados Unidos: el No Bra Day. Se celebra el 13 de octubre y el objetivo tras este día es crear consciencia sobre la lucha contra el cáncer de mama. Se anima entonces a las mujeres a no usar brasier ese día para pensar un poco más sobre esta enfermedad, sus consecuencias e incentivar la investigación.

Sin embargo, los oncólogos expertos en cáncer de mamás han ratificado que el uso del brasier, o no, no tiene relación directa con el cáncer de mamá. 

Pero me pareció una oportunidad interesante para hablar sobre su uso, su comodidad, si lo eliges o es algo impuesto, etc. 

Primero un poco de historia rápida: Aparentemente, el brasier data del siglo 14 (los corsés realmente) pero era tan incómodos que las mismas mujeres diseñaron lo que consideramos hoy el brasier moderno. En 1899 la alemana Christine Hardt patentó el primer brasier, pero fue Mary Felp Jacobs en EEUU quien patentó el primero que se puede considerar el brasier moderno. 

El sistema de tallas actual de la A a la D para acomodarse a los tamaños diferentes del seno fue inventado en 1932, y se estima que hoy en día aproximadamente el 80% de las mujeres usan una talla errada de brasier. De hecho de estas tallas inapropiadas es que parten muchos de los problemas y las incomodidades de esta prenda.

También hay otra versión que dice que aparentemente las mujeres de Creta en el 1740 fueron quienes idearon el brasier para destacar sus senos. Sea cual sea el origen, la pregunta que es importante es: ¿por qué usas brasier todos los días?

dia sin brasier

¿Por qué usas brasier?

¿Te habías hecho esta pregunta alguna vez? Se volvió algo tan común, tan cotidiano, tan obvio, que seguro ni te lo habías preguntado. En mi caso, recuerdo ser adolescente y moría de ganas porque me compraran mi primer brasier. Para mí era sinónimo de ser ya una mujer y no una niña. Pero, ¿necesito seguir teniendo ese recordatorio hoy en día? Entonces, ¿por qué me lo sigo poniendo?

Hay quienes ven en esta prenda un símbolo de represión femenina. Sobre todo si piensas en los modelos con realce, súper ajustados, incómodos, que pican, que dan alergias, etc. Transmiten la sensación de que tus senos al natural no son suficientemente bellos, que necesitan ese realce, redondez y posición artificial que da el brasier. 

Tú no estás obligada a verlo así tampoco. Esta es una invitación que te hago para que te hagas consciente de por qué lo usas, cómo te sientes, cuando lo usas o cuando no lo usas, el tipo de brasier que compras, etc. Como todo lo que escribo, el objetivo es hacerte crecer en consciencia, en que te cuestiones por qué haces esto o aquello, en vez de seguir haciéndolo en automático. Es decir, que pares y tomes la decisión consciente. 

Mi recomendación es que hagas lo que te haga sentir cómoda. Por ejemplo, a mí con algunas prendas no me gusta estar sin brasier, porque siento que muestra demasiado mis pezones y eso me hace sentir más incómoda que tener un brasier. Pero ¡hay incluso un movimiento para mostrar tus pezones! Si te gusta y te sientes cómoda, pues muéstralos.

Así como con el brasier, hazte la pregunta de ¿cómo te sientes con la ropa que usas en general? Es muy común ver mujeres que usan zapatos incómodos, ropa apretada, cosas pesadas. ¿Acaso te impones una dictadura de la belleza que es incómoda? ¿Tienes la creencia de que cierto tipo de ropa es la bonita y es incómoda? ¿O que la ropa cómoda no es hermosa o sexy o femenina? En general, por qué te pones, lo que te pones? Desde la ropa interior, hasta el último accesorio en tu cabeza.

He escuchado de muchas mujeres que lo primero que hacen al llegar a casa es quitarse el brasier y que sienten como una liberación. Si ese es tu caso, ¿por qué usas una prenda que te incomoda tanto? ¿De verdad no hay ninguna alternativa que te guste y no te incomode? Para mí no es incómodo llevar brasier, ni zapatos, ni ninguna ropa, porque todo lo que uso es cómodo, así que estoy vestida de la misma manera hasta el momento de irme a acostar, no me quito ni los zapatos.

dia sin brasier

¿Es malo usar brasier?

La respuesta es: depende. Puede ser malo si es una prenda apretada, incómoda, que no deja respirar tu piel, que te genera irritaciones, etc. Lo único que ha confirmado la ciencia es que dormir sin brasier puede prevenir problemas de circulación. Sinceramente, ¿por qué no liberarlas totalmente al momento de dormir? ¿Hasta en mitad de la noche tienen que estar confinadas y apretadas?

Los expertos lo que sí recomiendan es utilizar brasieres cómodos, que no aprieten demasiado y permitan el soporte que necesitas. Ningún estudio ha demostrado que sea malo usar brasier per se, ni que genere cáncer de mama. Lo que sí puede afectar tu salud es el uso de un brasier demasiado apretado, de materiales sintéticos que no permitan que tu piel respire, o que si no lo lavas con regularidad pueda generar reacciones en la piel, etc.

Para mujeres que tienen senos muy grandes, el uso de brasieres muy ajustados puede incluso generarles dolores de espalda o de hombros y tener problemas de circulación por los tirantes muy apretados. 

Entonces no se trata de decir que usar brasier es malo, sino que NO usar brasier es muy bueno y tiene unos cuantos beneficios que tal vez no conoces.

dia sin brasier

Beneficios de no usar brasier

El profesor Jean-Denis Rouillon en Francia estudio los senos de 300 mujeres por 16 años y tiene conclusiones muy interesantes.  La principal es que el uso de esta prenda para evitar que los senos se caigan es falsa, de hecho puede tener el efecto contrario. Te hago una lista de algunos de los beneficios de no usar brasier:

1. Mejora la circulación sanguínea. Como no tienes nada apretado, la sangre puede circular mejor en todo tu pecho y espalda.

2. Duermes mejor si no tienes nada que te apriete o moleste tu piel. De verdad es que no encuentro justificación de ningún tipo para dormir con brasier.

3. La piel respira mejor, por lo tanto, está más sana y bella. El sudor en contacto con telas sintéticas, a lo mejor no muy bien lavadas o con mucho uso hace que tu piel pueda tener reacciones alérgicas.

4. Puede mejorar la tonicidad del tejido muscular. Al no tener soporte, ese tejido trabaja más y puede mejorar. Esto no aplica necesariamente al 100% de las mujeres. Los resultados preliminares del Dr. Rouillon descubrieron que entre las mujeres de 18 a 35 años que participaron en el estudio, el pezón subió un promedio de siete milímetros en el año que no usaron brasier.

5. Conocer mejor tus senos. Al tenerlos más libres estás más conscientes de ellos y observas su verdadera forma, color, textura.

6. Ahorras dinero. Depende de cuánto gastes en ellos, y de qué tan seguido los compres, pero lo que sí es claro es que en vez de estar comprando un brasier que te quede con cada tipo de blusa, si no usas, no necesitas nada de eso.

dia sin brasier

Historias de tetas

Recuerdo que mi abuela materna tenía senos muy grandes y las tiras de los brasieres le cortaban los hombros. Era tanto el peso, que por más que no se los pusiera apretados, el peso constante y el material de la tira era como una cuchilla en su piel. Me parecía horrorosa esa tortura a la que ella se sentía obligada a ser sometida, pues sus costumbres y creencias jamás le habrían permitido andar por la vida con sus bellos y generosos pechos sin brasier.

Una amiga de senos grandes estaba muy inconforme con ellos, los encontraba demasiado grandes, incómodos, le pesaban. Así que estando en Brasil decide ir a un cirujano plástico para ver la posibilidad de disminuir su tamaño. El médico no solo no escucha sus argumentos, sino que le sugiere ponérselas aún más grandes. Como si lo importante siempre fuera tener los senos más grandes y con eso tienes garantizado ser feliz. Ella finalmente decide reducírselas, con otro médico, por supuesto, y me dice que es infinitamente feliz con sus senos más pequeños.

Otra amiga tuvo cáncer de seno y tuvieron que extraerle una parte de su seno izquierdo. Le pregunté si iba a hacerse una mamoplastia y ella me cuenta que no, que se siente bien así como quedaron sus senos. Me dijo: ya las tenía pequeñas, la diferencia no es tanta, prefiero dejarlas así. Y va por la vida feliz, sin brasier y como dice ella: me gusta andar como india, con mis senos pequeños y libres.

Yo siempre pensé que mis tetas se veían mejor con brasier, porque compré la idea de que las tetas redondas se ven mejores, y los brasieres me dan esa forma redondeada. Un día vi a una de mis mejores amigas que no se ponía brasier con vestidos, y dije, voy a ensayar y descubrí que se siente súper agradable y continúe haciéndolo, sobre todo con algunas prendas donde es ideal estar sin nada debajo.

El punto de todo este artículo es que cuestiones el uso del brasier. ¿Lo usas porque realmente lo necesitas? ¿De dónde sacas la idea de que es necesario? ¿Cuáles son tus creencias sobre tus senos y de dónde provienen? Principalmente: ¿te hace bien tener esas creencias? Te invito a que te des la oportunidad de andar de vez en cuando sin brasier, liberar tus senos, experimentar cómo se sienten, darte cuenta qué emociones vienen a ti cuando lo haces. Parece algo tonto, pero te aseguro que te va a dar mucha información sobre tu conexión con la feminidad, cuáles son tus creencias y de paso también salir un poco de tu zona de confort. Hazlo y me cuentas en los comentarios cómo te va con esto.

Si necesitas acompañamiento en tus procesos, te dejo información sobre nuestros talleres para que tomes acción y empieces a sanar hoy. 

También puedes escribirme directamente si necesitas ayuda personalizada. Recuerda que no tienes que hacerlo sola, Pranalan te acompaña.

Autor

Es una de las cofundadoras de Pranalan. Terapeuta desde hace más de 10 años: Maestra de Reiki, tarotista y ha trabajado con cientos de mujeres de toda Latinoamérica. Se especializa en el tema de relaciones de parejas pues ella misma ha experimentado grandes amores, grandes pérdidas, un divorcio y también encontrar el amor nuevamente.

Andrea es además escritora, empresaria, madre de dos hijos y vive en Panamá.

Grupo Telegram Pranalan

Recibe Información periódica a través de nuestro canal de Telegram

Si te pareció útil o te gustó esta información, ayúdanos a compartir con tus conocidos o en redes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.